TELECOMUNICACIONES

¿Cuál es el panorama general del sector?

Los nuevos sistemas de información vinculados al avance de la tecnología están cambiando continuamente la forma de expresarse y relacionarse: Como reflejo de un país que es líder regional en el desarrollo de tecnologías de comunicación y generación de contenidos, la sociedad argentina adopta rápidamente las nuevas tendencias.

En nuestro país se venden más de 10 millones de smartphones por año, lo que genera la necesidad de ampliar la red de conexiones. La Argentina cuenta también con un atractivo mercado para la expansión de la banda ancha ya que más del 60% de los hogares tiene acceso a internet, colocando al país en el segundo lugar de Sudamérica.

Gracias a Arsat, la reconocida empresa de desarrollo de satélites del Estado, somos el único país de Latinoamérica (y entre los 8 países del mundo) con la capacidad de construir y desarrollar satélites propios.

¿Cuáles son los desarrollos recientes?

Para acompañar la demanda de teléfonos celulares y mejorar las prestaciones del servicio, se ha financiado el acceso de 8 millones de personas que aún mantenían equipos con tecnología 2G y 3G a unidades de última generación producidas en el país. Asimismo, el Estado argentino decidió universalizar el acceso a Internet y mejorar la velocidad de conexión.

El Plan Federal de Internet proyecta llevar para el 2018 la red de fibra óptica a más de 1.100 localidades que hoy no cuentan con este servicio. Arsat, la empresa de telecomunicaciones del Estado argentino, prestará servicios de transporte de datos e Internet mayorista a los proveedores locales que luego realizarán el tendido y la conexión domiciliaria. A los satélites ya lanzados ARSAT-1 y ARSAT-2, se les sumará el ARSAT-3, un proyecto con un presupuesto estimado de USD 200 millones y que permitirán explotar un recurso estratégico que genera ingresos a través de la comercialización de servicios de telecomunicaciones.

¿Qué oportunidades de inversión existen?

En el país se han extendido las frecuencias 4G ya licitadas y se incentiva el ingreso de nuevos participantes en el mercado local: las inversiones privadas se estiman en USD 5.000 millones para los próximos cuatro años.

Con el fin de estructurar un sistema de telecomunicaciones de calidad, se trabaja en un nuevo proyecto de ley de Comunicaciones Convergentes, que será el principal marco jurídico del sector para garantizar la libertad y universalidad del acceso a la información mediante el empleo de nuevas tecnologías: esto servirá también para la promoción de inversiones y la apertura del mercado a nuevos actores, tanto de servicios como de contenidos.